Acetaminofén para tratar la ansiedad

por Diana Díaz el 29 de Abril del 2013

Al parecer el paracetamol o acetaminofén, ese medicamento cotidiano, usado típicamente para curar dolores de cabeza, bien puede ayudar a prevenir el miedo y la ansiedad, según encontraron el candidato a Phd Daniel Randles y un equipo de investigadores en la Universidad de British Columbia.

Este es uno de los mejores medicamentos para tratar el dolor. Como casi todo, tiene su lado negativo, pues es, también, una de las sustancias más abusadas, causando que cada año muchas personas sean hospitalizadas por sobredosis de la misma. Este tipo de analgésico es socialmente aceptado y percibido como una droga inofensiva, sin tomar en cuenta los efectos físicos y mucho menos mentales que puede llegar a tener.

El dolor físico y las emociones negativas, se cree, comparten los mismos sistemas de procesamiento en el cerebro. El dolor existe de muchas maneras y se puede decir, de acuerdo con esta investigación, que cuando nos sentimos invadidos de ansiedad y nos encontramos angustiados por la razón que sea, estamos experimentando un tipo de dolor.  Acá entra en juego este medicamento, el cual ha probado en otras ocasiones ser efectivo para aliviar, por ejemplo, los sentimientos de frustración.

Pero no se trata de cualquier analgésico antiinflamatorio. Lo que hace especial al acetaminofén es que actúa sobre el cerebro. Lo que conocemos como dolor y la angustia que este produce, son dos cosas diferentes. La primera es una reacción física, sensorial, la segunda se trata de una alarma que nos indica que algo no está bien. Por ejemplo, si sufrimos una pequeña quemadura, por un lado tenemos el dolor físico de la quemadura, el cual es evidente, pero tenemos también una serie de alarmas que nos indican que no estamos bien y que tenemos que hacer algo al respecto. Esas alarmas, según encontró el estudio, no detectan la diferencia entre la angustia de esa quemadura y la angustia que sentimos cuando algo nos sale mal en el trabajo cuando somos rechazados por alguien que nos gusta.

La acetaminofén parece inhibir esas alarmas de estrés en el cerebro. Por ahora, se sabe también que puede llegar a ser útil, por la manera en la que el cerebro procesa el dolor y la frustración. Según Randles “para las personas que sufren de ansiedad crónica, o son demasiado sensibles a la incertidumbre, este trabajo puede arrojar algo de luz sobre lo que les está pasando y cómo se pueden reducir los síntomas.” Sin embargo, aún falta mucho por descubrir y no se recomienda usar este medicamento para tratar la ansiedad sin buscar otro tipo de recomendación médica. Históricamente, el consumo excesivo  acetaminofén puede poner a una persona en riesgo de daño hepático. Por lo tanto, se debe tomar con moderación.

La investigación debe continuar antes de que se pueda considerar este medicamento como un tratamiento seguro y efectivo para la ansiedad. En todo caso es muy reconfortante saber que siempre hay personas buscando maneras novedosas para ayudarnos a superar este malestar. Es evidente que el tratamiento de la ansiedad es complejo e incluso los medicamentos más recomendados para controlar la ansiedad, no son efectivos para todas las personas.

No se puede decir que exista un tratamiento ideal o único para la ansiedad, tal vez algún día. Por ahora, sin embargo, parece ser que la mejor manera de superar la ansiedad, incluye enfrentarla con un enfoque integral, que puede incluir terapias, medicamentos y definitivamente, cambios cruciales en nuestro estilo de vida. Si te interesa conocer más sobre la ansiedad y el pánico y algunas maneras naturales para superar estos trastornos, te recomiendo hacer click aquí.

 

Escribe un comentario

Artículo anterior:

Siguiente artículo: