El beneficio de los tratamientos alternativos para la ansiedad

Ciertamente las opciones naturales son cada vez más buscadas por quienes padecen ansiedad. Esto es por dos razones, en primer lugar existe un gran temor -y en muchos casos es bastante justificado- por los tratamientos convencionales de farmacia y sus posibles efectos secundarios. Por otro lado en cuanto a las terapias, las cuales sí han comprobado ser sumamente efectivas, son generalmente muy costosas. Por esta razón, muchas personas se han dedicado a investigar de qué manera se pueden aliviar los síntomas de ansiedad, sin poner en riesgo el resto de su salud física o su billetera. Esto tiene, como todo, una parte buena y una parte mala.

El lado negativo de depender exclusivamente de terapias y técnicas de autoayuda está en que la consulta médica sí es muy importante, principalmente para obtener un diagnóstico apropiado. Por otro lado sí se puede avanzar mucho con la ayuda de un terapeuta. Finalmente, aunque con efectos secundarios, los medicamentos pueden ser una manera muy efectiva para encontrar un balance inicial y a partir de ahí recuperarnos mejor. Sin embargo, dada la situación económica mundial, podemos encontrar el lado positivo en que sí existen muchas cosas que podemos -y debemos- hacer por nuestra cuenta para poder superar la ansiedad, independientemente del tratamiento que elijamos, ya sea de autoayuda, alternativo o tradicional.

Cada vez son más reconocidos como tratamientos oficiales actividades como meditación y yoga, el último particularmente porque combina meditación con una buena porción de actividad física. Se ha comprobado que meditar efectivamente cambia el cerebro, agrandando zonas cerebrales asociadas con la alegría y la ecuanimidad y silenciando las neuronas asociadas con el estrés. La aromaterapia es otro tratamiento alternativo con la promesa de aliviar síntomas de ansiedad, especialmente porque, de manera similar a la meditación, puede alterar la actividad cerebral. Algunas de estas esencias “calmantes” son: lavanda, jazmín, rosa y sándalo.

Otra técnica novedosa, se trata de crear sesiones de estrés, o sea, un momento al día -10 minutos, por ejemplo- reservado para pensar y regodearnos exclusivamente en lo que nos preocupa. Eso sí, si la ansiedad se asoma durante otros momentos del día, recuérdate que ya tienes un momento para pensar en ello.

El tratamiento ideal es el que es integral y busca hacer muchos pequeños cambios para lograr un cambio importante, esto porque la ansiedad abarca muchas facetas de la vida de la persona y se alimenta de diversas maneras. Por ello, es necesario hacer cambios desde la manera en que pensamos o percibimos el mundo hasta lo que comemos o bebemos. En muchos casos las guías de autoayuda son muy buenas por esta razón, porque son guías, que te pueden ayudar a complementar tus esfuerzos, de hecho son cada vez más los médicos que reconocen la importancia de un apoyo bibliográfico para superar la ansiedad o la depresión como una opción alternativa a los fármacos, se llama “biblioterapia“. Como dice el médico español Romualdo Aybar “Leyendo fomentas las situaciones de cambio. Si aprendes eso, aprendes a ser más autónomo y no tan dependiente de otros para buscar la solución”. Por esto usualmente recomiendo Venciendo tu Ansiedad, que con sus explicaciones sencillas y sus consejos claros, creo que pueden ser de mucha utilidad, puedes obtener más información haciendo click aquí. Como con todo en la vida, lo ideal es encontrar un balance que nos ayude a estar saludables y sentirnos bien en nuestro propio cuerpo.

¿Qué haces tú para controlar la ansiedad? ¿Qué recomendarías a alguien que está buscando tratamiento? Tus comentarios pueden ser de gran ayuda para otras personas.

0 comments… add one

Leave a Comment