Meditación y sus beneficios para la salud

por Diana Díaz el 10 de Mayo del 2013

Es una de las técnicas para superar la ansiedad más ampliamente recomendada y, según muchos, el secreto para vencer el estrés . A pesar de esto, existen muchas dudas en torno a la eficacia de esta práctica.

A pesar del escepticismo entorno a la meditación, sí existen estudios que muestran los beneficios de la misma. La Universidad Medica de Massachusetts realizó un experimento en el cual registraban las ondas cerebrales de los estresados empleados de una empresa de alta tecnología. En la prueba, los sujetos fueron separadas al azar en dos grupos; a los del primer grupo les enseñaron técnicas de meditación y les hicieron practicarlas durante ocho semanas. Al grupo restante lo dejaron simplemente para control. A los participantes les fueron registradas las ondas cerebrales en tres ocasiones, al principio, a las ocho semanas y cuatro meses después. Allí encontraron que los meditadores habían tenido un cambio efectivo en su actividad cerebral, hacia el lado más tranquilo de su lóbulo frontal.

Esta evidencia indica que, al parecer, esta práctica ayuda a inclinar las ondas cerebrales del lado derecho del lóbulo frontal (que es más propensa al estrés) hacia el lado izquierdo, el cual favorece la calma. Este cambio mental disminuye los efectos negativos del estrés, la depresión leve y la ansiedad. También ayuda a disminuir la actividad en la amígdala, donde el cerebro procesa el temor. Por esta razón, quienes practican meditación tienden a ser más tranquilos y felices.

Ahora bien, dicho esto, parece ser que la meditación no es una pérdida de tiempo, como muchos pueden creer. Al principio puede ser difícil, sin embargo, va mejorando con la práctica.

Quisiera compartir ahora algunos consejos para  lograr una meditación efectiva y así aliviar los efectos de la ansiedad:

  1. Establece de 5 a 30 minutos al día: Lo ideal para muchos son por lo menos 15 minutos, sin embargo, incluso cinco minutos, por poco que parezcan, son muy beneficiosos.
  2. Elimina las distracciones: Busca un momento de tu día, que te pertenezca, en el cual sepas que no vas a tener distracciones.
  3. Relájate y ponte cómodo: Puede incluso, combinar esta actividad con algunas técnicas de relajación, para lograr un tratamiento de ansiedad completo. En la guía Venciendo tu Ansiedad puedes encontrar algunas técnicas de relajación muy sencillas y prácticas, haz click aquí para más información. Practicar técnicas de relajación te ayudará mucho a concentrarte en tu meditación.
  4. Busca tu posición ideal: La meditación se puede realizar sentado o acostado, en realidad esta es una decisión muy personal. La que realmente importa es que estés cómodo.
  5. Concéntrate: Al principio, puede ser tu mente quiera distraerse y rechace la meditación. Sin embargo, para que esta sea efectiva, es importante que tu mente esté concentrada en el momento presente, sin tratar de desviarse. Comienza por hacer que tu mente se concentre en tu respiración  y a partir de ahí todo será más sencillo. Con la práctica será más fácil que tu mente se mantenga dedicada y comprometida.
  6. La respiración es la clave. Te mantiene en el presente y te ayuda a relajarte. Respira profunda y lentamente. Tómate tu tiempo para hacer esto, pues es muy importante. Puedes intentar poner en práctica algunos ejercicios de respiración profunda (los cuales son en sí, herramientas ideales para combatir la ansiedad).
  7. Al final de tu meditación, abre tus ojos y reanuda tus actividades lentamente. La práctica hace al maestro y con el tiempo serás cada vez mejor meditando y obtendrás mejores beneficios.

Escribe un comentario

{ 1 trackback }

Artículo anterior:

Siguiente artículo: