Nuevas tecnologías al servicio del tratamiento de la ansiedad

No es preciso padecer un trastorno de ansiedad social, para sentirnos, hasta cierto punto, cohibidos con la idea de buscar la ayuda de un desconocido para solucionar un problema personal. Esta es una de las razones por las cuales muchas personas prefieren sufrir en silencio antes de consultar con un psicólogo o un terapeuta acerca de su problema. Es natural, pues muchas veces racionalizamos tanto nuestro malestar que nos convencemos de que puede ser un producto de nuestra propia imaginación o simplemente no queremos tener que lidiar con el “estigma” de la enfermedad mental.

Por otro lado, si bien a algunas personas les sientan muy bien, los medicamentos no son precisamente la solución más ideal para tratar la ansiedad, para muchos es como si no tomaran nada y hay quienes sí ven una mejora en lo que a ansiedad se refiere, pero no logran tolerar los efectos secundarios. Todos estos factores llevan a las personas a buscar, cada vez más, opciones que se adapten a sus gustos, necesidades y sobre todo a lo que sienten que pueden tolerar de acuerdo con la gravedad de sus síntomas.

Ciertamente los profesionales en salud están constantemente buscando maneras efectivas y prácticas para acercarse a sus pacientes y es acá donde el internet, las redes sociales y los teléfonos inteligentes tienen una influencia mucho más grande de lo que podríamos imaginar y no solamente están cambiando la manera en la que nos relacionamos con los demás, si no también la manera en la buscamos soluciones para nuestros problemas. En ese sentido, así como las aplicaciones celulares pueden ser útiles para alcanzar algunas metas de salud física, como por ejemplo monitorear nuestro corazón, controlar el consumo calorías o crear planes de ejercicio, esta herramienta también puede colaborar con la salud mental.

Uno de estos ejemplos es una aplicación móvil o “app” ideada para reducir la ansiedad, llamada Anxiety Mint. En apariencia es un juego que ayuda a reducir la ansiedad. Esta aplicación fue inspirada por un tratamiento de terapia cognitivo conductual, llamado “modificación del sesgo cognitivo” y en teoría busca entrenar al usuario para que ignore estímulos amenazantes y se enfoque en estímulos no amenazantes. La dinámica es sencilla, salen cuatro imágenes, de las cuales tres son negativas y una es positiva. La idea es seleccionar lo más rápidamente posible la imagen positiva y se ganan puntos por velocidad. Al parecer el juego de concentrarse ayuda a relajarse y a reducir la ansiedad, además el ejercicio de cambiar el foco hacia imágenes positivas también es beneficioso.

La renombrada Clínica Mayo también desarrolló su propia aplicación, llamada Anxiety Coach. Esta aplicación también se basa en terapia cognitivo conductual, pero en este caso la idea es ayudar a la persona a exponerse a sus temores y así superarlos. Entonces tiene una serie de casos en los que la ansiedad puede surgir, como por ejemplo “hablar en público” y si lo seleccionas, te aporta una lista de actividades ideadas para ayudar a la persona a vencer este temor. La idea es, a largo plazo comprender que raramente el panorama catastrófico que solemos imaginar se hace realidad y que, cuando algo sale mal, podemos manejarlo.

Estas son sólo un par de alternativas, pero en el mercado hay muchas más y existen, sobre todo, muchas maneras en las que se puede explorar el uso de los teléfonos inteligentes y tablets para ponerlas al servicio de la salud mental. Si bien tal vez no sean una cura definitiva, pueden ser un aliado interesante en el tratamiento de los síntomas de ansiedad.

Muchas personas creen que este tipo de trastornos desaparecen por su cuenta, pero con el paso del tiempo se percatan de que no es así. No existe una receta definitiva, pues incluso con el tratamiento apropiado, la ansiedad es difícil de superar y muchas veces pasa que cuando se cree que está superada, se puede tener una recaída. Sin embargo, el panorama no es completamente turbio, la ansiedad no es una enfermedad, es una respuesta natural del cuerpo. Por ello es conveniente aprender las herramientas para que, si esta respuesta se sale de control, sepamos que hacer al respecto. Te recomiendo hagas click acá para que conozcas más sobre la guía Venciendo tu Ansiedad, este puede ser un buen primer paso hacia tu recuperación, pues incluye muchas explicaciones valiosas y consejos muy útiles.

2 comments… add one

  • Noe Julio 16, 2015, 7:15 pm

    Yo llevo muchos años con ansiedad y depresión. Hay cosas q ayudan como infusiones, pastillas, ejercicio físico… Pero una cura real? Yo no lo veo nada claro.
    Cuando era más feliz no tenía estos síntomas. Creo q la cura es buscar la FELICIDAD. Al sentirme desdichada mi ansiedad aumenta.
    Ojala vuelva a sentirme mejor. MUCHO MEJOR

    Reply
    • noel Febrero 15, 2016, 6:28 am

      Noe escribeme a mi correo para poderte ayudar con tu ansiedad

      Reply

Leave a Comment