Terapia Cognitivo-Conductual para tratar la ansiedad ¿En qué consiste?

por Diana Díaz el 05 de Octubre del 2012

Se habla mucho de lo buena que es la Terapia Cognitiva-Conductual (TCC) para el tratamiento de la ansiedad, sin embargo, ¿En qué consiste realmente?

Es una forma de psicoterapia que hace énfasis en la influencia que tienen nuestros pensamientos en la manera en que nos sentimos y actuamos. De acuerdo con la Clínica Mayo la Terapia Cognitiva-Conductual es un tipo común de psicoterapia. En las sesiones de TCC, se trabaja con un consejero de salud mental, de una manera estructurada y atendiendo a un número limitado de sesiones. Al ayudarte a tomar conciencia del pensamiento inexacto o negativo, este terapia te permite ver con mayor claridad las situaciones difíciles y responder a ellas de una manera más eficaz.

Hay diversos métodos de Terapia Cognitivo-Conductual: la terapia emotiva racional, terapia racional del comportamiento, terapia del vivir racional, terapia del comportamiento dialéctico, terapia enfocada en esquema. Sin embargo, estas terapias tienen ciertas características en común:

  1. Se basan en la idea de que son nuestros pensamientos son los que guían nuestros sentimientos y nuestra conducta, no así los factores externos como las personas, situaciones o eventos. La ventaja de este hecho es que podemos cambiar nuestra forma de pensar para sentir o actuar mejor, incluso si la situación no cambia.
  2. Estas terapias son más breves y son consideradas de las más rápidas en obtener resultados. El número promedio de sesiones obtenidas por los clientes va de 10 a 20. Otros tipos de terapia, como psicoanálisis, por ejemplo, pueden tomar años. Lo que hace que la TCC sea tan efectiva es el hecho de que trabaja con instrucciones y asignaciones, básicamente una vez que la terapia inicia, la persona siempre está en terapia, pues hay muchas cosas que puede ir haciendo por su cuenta.
  3. La relación entre el terapeuta y el paciente es necesaria, pero no es lo principal. La relación debe ser buena, de confianza y de confianza ayuda mucho, pero lo principal es la que cliente cambie su manera de pensar y ahí está la clave de la TCC.
  4. La Terapia Cognitiva-Conductual no le dice al paciente cómo debe sentirse. La TCC se centra en los objetivos personales del paciente.
  5. La TCC es estructurada. Técnicas específicas y diferentes conceptos se enseñan en cada sesión. El objetivo principal del tratamiento es ayudar al cliente desaprender sus reacciones no deseadas y para aprender nuevas maneras de reaccionar.

Algunos de los problemas de salud mental que pueden mejorar con la TCC incluyen:

  • Trastornos del sueño
  • Trastornos sexuales
  • Depresión
  • Trastornos bipolares
  • Los trastornos de ansiedad
  • Fobias
  • Trastornos de la alimentación
  • Trastornos de abuso de sustancias
  • Trastornos de la personalidad
  • Esquizofrenia

Pese a que este tipo de terapia se utiliza mucho para tratar problemas o trastornos relacionados con la salud mental, cualquier persona puede beneficiarse de la misma, pues es una herramienta muy eficaz para  manejar las situaciones difíciles de la vida. El poder la TCC está en lo que puede ofrecer en términos de desarrollo personal. Puede dar al paciente el poder para lidiar con las diferentes situaciones que le causan angustia.

La Terapia Cognitivo-Conductual tiene la ventaja de que no representa  grandes riesgos, puede ser que a veces sea incómoda pues explora sentimientos, pensamientos y experiencias personales que pueden haber sido difíciles, o no queremos revivir o recordar, pero el terapeuta sabe bien como canalizar estas sensaciones. En general son muchos más los beneficios que los riesgos. Otra ventaja de la TCC es que puede combinarse con otros tratamientos. De hecho se ha comprobado que es más efectiva cuando está acompañada por antidepresivos u otros tratamientos farmacológicos.

Muchos de los tratamientos de auto-ayuda, sean elaborados por profesionales en salud o escritores independientes, incluyen ejercicios basados en este tipo de psicoterapia, por eso muchas personas los encuentran de tanta utilidad. La guía Venciendo Tu Ansiedad, por ejemplo, incluye una serie de ejercicios que llaman de “reestructuración” y entre ellos se habla de la importancia de cambiar patrones de pensamiento y de “limpiar” nuestra mente a diario de esos pensamientos contraproducentes que nos cargan de ansiedad (haz click aquí para más información).

En la página de la Clínica Mayo, descubrí y traduje los siguientes consejos para sacar el mejor provecho de la Terapia Congnitivo-Conductual:

  • Enfoca tu terapia como una alianza con tu terapeuta. La terapia es más eficaz cuando eres un participante activo en la toma de decisiones. Tú y tu terapeuta juntos, pueden establecer metas y  fórmulas para enfrentar mejor tus problemas.
  • Sé abierto y honesto. El éxito de la psicoterapia depende de  tu voluntad de compartir sus pensamientos, sentimientos y experiencias, así como en la apertura a nuevas ideas y formas de hacer las cosas. Si estás  renuente a hablar de ciertas cosas por vergüenza o por temor a la reacción de tu terapeuta, cuéntale de estos sentimientos.
  • Cumple con tu plan de tratamiento. Si te sientes triste o careces de motivación, puede ser tentador saltarte sesiones de psicoterapia. Si lo haces, puede interrumpir tu progreso.
  • No esperes resultados inmediatos. No es raro sentirse peor durante la parte inicial de la terapia a medida que comienzas a enfrentar los conflictos pasados​​y actuales. Es posible que necesites varias sesiones antes de empezar a ver la mejora.
  • Haz tu tarea entre sesiones. Si tu terapeuta te pide que leas, lleves una bitácora o hagas otras actividades fuera de las sesiones regulares de terapia, hazlo. Avances importantes de la TCC provienen muchas veces de estas tareas, pues te ayudan a poner en práctica lo que has aprendido en las sesiones.
  • Si la psicoterapia no ayuda, habla con tu terapeuta. Si no sientes los beneficios de la terapia después de varias sesiones, dilo. Juntos pueden decidir hacer algunos cambios o probar un enfoque diferente.

 

{ 1 comentario… leerlo abajo o agregar }

Camila 30 de Noviembre del 2012 - 1:36 pm

Hola, mi pareja tiene TOC.Desde hace 5 af1os no trajbaa.Empezf3 teniendo asco por el seme9n y una vez controlado este proceso ha pasado a otra obsesif3n : limpiarse tras hacer de vientre llegando a tardar 2h y posteriormente ducharse, con un mednimo de 30min. Aparte de limpiarse las manos, incluso escupedrselas Tiene trastornado el suef1o totalmente: se acuesta a las 6 de la madrugada, aproximadamente y duerme hasta las 16h salvo que yo le despierte antes a base de insistirle mucho y desgastarme yo.Todas las noches bebe cerveza, no por dependencia, sino porque le apetece .Esta yendo a terapia gestalt/holedstica y le este1n facilitando flores de bach.Este1 agotado. Quiere que su problema se acabe ya.La gente nos recomienda pastillas, acudir al psiquiatra pero ambos somos reticentes (yo, incluso me1s que e9l).Su familia me ha comentado que tiene manedas desde pequef1o, pero tales manedas han variado de una e9poca a otras Necesitamos ayuda. Le quiero, pero de no acabar con su problema en poco tiempo no podre9 soportarlo me1s .y el entiende mi desesperacif3n.

Responder

Escribe un comentario

Artículo anterior:

Siguiente artículo: