Trastorno de pánico: ¿Qué hay detrás de los ataques de pánico?

Detras-de-los-ataques-de-ansiedad
El trastorno de pánico es una condición real que afecta a muchos en el mundo. Se caracteriza por ataques de temor repentinos, acompañados de una serie de síntomas físicos que pueden causar mucho temor, como palpitaciones fuertes, dolor de pecho, sudoración, vértigo,  debilidad. Durante estos ataques las personas pueden sentir olas de calor o frío, las extremidades tienden a sentirse entumecidas o con hormigueo. También es común que presenten una sensación de ahogo. Los ataques de pánico están acompañados, además de todas estas manifestaciones corporales, de un gran temor a perder el control o enloquecer.

Todas estas sensaciones duran unos pocos minutos, lo cual lo hace difícil de diagnosticar. Además pueden suceder en cualquier momento, incluso mientras la persona duerme. Para quien lo padece, es un trastorno que resulta muy difícil pues se convierte en un ciclo de temor, la persona teme las sensaciones durante el ataque y teme el momento en el que se repita.

¿Qué es lo que pasa?

El trastorno de pánico está directamente relacionado con un estado de ansiedad generalizada, que sensibiliza y predispone al organismo a disparar señales de alerta en cualquier comento. La ansiedad es, básicamente, un mecanismo de respuesta a un peligro  o amenaza y está ideado para protegernos. Cuando nuestro cuerpo percibe un peligro, el cerebro envía una señal de alerta al sistema nervioso. Posteriormente, el cerebro también envía las señales de calma. Estas funciones son controladas por dos secciones del sistema nervioso, el simpático y el parasimpático.

El sistema simpático, entre sus funciones, está encargado de liberar adrenalina, para hacernos reaccionar mejor. Para que el cuerpo recupere su estado de calma (trabajo del sistema parasimpático) se necesita tiempo, pero es seguro que el cuerpo, eventualmente dejará de liberar adrenalina por si solo, así que a pesar de que un ataque de pánico  nos puede parecer eterno, podemos confiar que se acabará.

Si lo pensamos bien, todos los síntomas de un ataque de pánico están relacionados con el reflejo de huir o pelear, pues la idea es preparar a nuestro organismo para lidiar con una amenaza. Por esta razón el corazón bombea más rápido y fuerte, el sistema digestivo se paraliza provocando náuseas, el hormigueo en las extremidades se debe a que el organismo limita el flujo de sangre a estas zonas para dar prioridad a otras partes del cuerpo, las pupilas se dilatan, entre otras reacciones físicas, que fuera de lugar, tienen a asustarnos mucho.

¿Qué hacer?

Como un primer paso se recomienda realizar los análisis médicos necesarios, para descartar enfermedades de cualquier otra naturaleza y de paso, obtener mayor tranquilidad. Es importante estar consciente de que, aunque en su momento los ataques se sienten como algo terrible, no representan un peligro para la vida.

Aunque el pronóstico va de la mano con la gravedad del trastorno, la mayoría de pacientes, con el tratamiento apropiado, pueden controlar las crisis y disminuir su intensidad y frecuencia, además de obtener seguridad y calma en caso de sufrir nuevos ataques.

Superando el pánico

Para poder superar los ataques de pánico, es esencial también superar tu ansiedad. No se trata de nunca sentirte estresado, pues el estrés y la ansiedad son respuestas del organismo que nos son útiles en ciertas circunstancias. Sin embargo, la idea es buscar un balance y un equilibrio. Si quieres conocer más sobre los trastornos de ansiedad y cómo superarlos de una manera natural, te recomiendo la guía Venciendo tu ansiedad, puedes hacer click aquí para visitar la página oficial.

 

3 comments… add one

  • Suastika Abril 14, 2012, 12:29 pm

    Liri, a mi me pasa lo que te paso a ti, te puedes poner en cantocto conmigo (*********@gmail.com).A raiz de tener a mi primer hijo cogi una depresion post-parto.He tenido una segunda hija y mi unica obsesion es que no los quiero, cuando estoy con ellos me empieza a entrar ansiedad y sudores y no hago mas que pensar en que no los quiero, para mi es horrible, no puede ser qye no los quiera, no puede ser que no pueda disfrutar de ellos y no se como salir de este circulo vicioso, llevo asi 3 af1os y ya me he medicado pero los medicamentos me hacen no estar presente y me obsesiona mas y mas. Que hago ya he leido de todo ayuda porque quiero disfrutar ya de ellos de una vez como todas la madres.

    Reply
    • Darren Julio 12, 2012, 1:07 pm

      A mi lo que me da verdadera fobia son las tormentas y más estas tormentas de verano que sueltan litros y litros de agua de golpe. Ayer viajando con mi hija pequeña en le coche paré el coche porque dejé de ver la carretera por el agua que caia. Entonces entré en un ataque de pánico del que no se ni como salir. Mi hija se asutó mucho. Cada vez tengo más miedo a coger el coche y más si es con mis hijos.

      Reply
  • betzi Mayo 2, 2013, 10:19 pm

    tengo un problema,pase x una desepcion, y me quede un poco anciosa, cuando me siento mal,tengo la necesidad de tomar agua y busco por todos lados y entro en panico, y aveces se presenta cuando estoy en el trabajo siento que me afixio y no se k hacer.

    Reply

Leave a Comment